Andrés Boasso

Miembros
  • Contenido

    85
  • Registrado

  • Última Visita

Reputación en la Comunidad

42 Excelente

Sobre Andrés Boasso

  • Rango
    Miembro
  • Cumpleaños 07/20/99

Información Personal

  • Equipo
    Galileo 150/1400

Visitantes recientes en el perfil

564 visitas al perfil
  1. Rodrigo, lo primero que voy a hacer es felicitarte por tu dibujo. Admiro como plasmas un pedazo de cielo en un trozo de papel. Me encanta. Me parece muy interesante el desafío que proponés. A mí especialmente me encanta observar esas cosas que "apenas se notan", jajaja. Esta noche organizamos una Star Party en mi pueblo y voy a estar intentando mirar este cúmulo. Mañana te cuento mi experiencia. Seguí mostrándonos tus dibujos, te admiro. Saludos y un abrazo. Andrés.
  2. Hola gente. Les quería contar que anoche con un amigo estábamos mirando el cielo, cuando vi un destello breve pero brillante hacia el sur. Supuse que había sido un Iridium Flare, o algún otro satélite que estaba pasando por el lugar. Pasaron un par de segundos, y volvimos a ver otro destello igual, casi en el mismo lugar. Esto ya me había llamado la atención, por lo que decidimos seguir mirando hacia esa zona del firmamento un rato más. Unos segundos más tarde, otra vez el mismo fenómeno. Esto se repitió unas 5 o 6 veces a intervalos irregulares de tiempo, siempre en el mismo lugar del cielo. La verdad, quedé sorprendido. Lo único que se me ocurrió hasta ahora, es que algún satélite haya perdido el control y esté "dando tumbos", lo que haría que cada cierta cantidad de tiempo nos refleje el sol con alguna de sus partes brillantes. Otra hipótesis, es que alguno esté cambiando de posición sus antenas y origine el mismo efecto. Según Stellarium, en ese momento, en esa zona debería haber habido un satélite de GPS. ¿Alguno más vio el fenómeno, o sabe qué puede ser? Desde ya les agradezco, saludos. Andrés
  3. Hola, muy cierto lo que decís. Yo soy también de esos que se pasean por el cielo "saltando de estrella a estrella", para maravillarse con todo lo que hay. Coincido también que una de las regiones más lindas del cielo de verano (al menos para hacer visual) es la que va desde la Cruz pasando por toda Carina y Vela. En invierno, me enamora Escorpio y Sagitario. Un saludo grande desde El Trébol, Santa Fe. Andrés.
  4. ¡ASOMBROSO! Muy buena quedó, me imagino cuamdo esté procesada... Felicitaciones.
  5. ¡Muchas gracias a todos los que leyeron y aportaron!
  6. Vivo en El Trébol, un pueblo al centro-sur de Santa Fé.
  7. ¡Ya me parecía estar viendo los seres que según Carl Sagan podrían habitar los planetas gaseosos! Jajajaja.
  8. Jajajaja, los marcianos me querían atacar cuando vi su nave...
  9. Sábado 7 de enero, eran las 18:30, el cielo estaba casi completamente despejado y yo, tocando la guitarra en el alero del frente de mi casa. Llega un mensaje de mi tío, diciéndome que ve un punto blanco en el cielo, parece moverse y no sabe lo que es. Supuse entonces que había logrado ver al planeta Venus, ya que una vez también lo había hecho yo. Le pregunté hacia que dirección lo había visto, mientras esperaba su respuesta, le eché un ojo a la porción de cielo que tenía en frente, hacia el oeste. No encontré nada que me llame la atención, y entonces decidí seguir con la música. Pasaron unos cinco minutos y mi tío no respondía, para cuando llega un mensaje de una amiga, relatando exactamente lo mismo, pero esta vez decía que lo habían podido observar con un telescopio pequeño, y no era una estrella. Parecía "un plato con luces alrededor"- dijo. Ya me llamó mucho la atención, no podía creer que dos personas hayan visto a Venus el mismo día por casualidad, cuando a mí me había tomado unos 15 minutos encontrarlo sabiendo su posición en el cielo. "¡Una supernova!"- pensé. Salí corriendo al patio y llevé mis ojos derechito hacia el sur, pensando que Eta Carinae había explotado. Pero hacia el sur no había nada. Un instante después levanté la vista, y en dirección este-sureste, a buena altura, vi un punto blanco muy brillante. Quedé sorprendido, emocionado y atónito. Fui a buscar mi telescopio, tal vez nunca corrí tan rápido. Nuevamente sonó el celular: una maestra me preguntaba- ¿Estás en El Trébol?. "Ya lo vi"- fue mi respuesta. Desplegué el trípode, saqué la tapa, puse el ocular de bajos aumentos, y apunté. Llevé el ojo derecho al ocular, y vi una cebolla blanca con un pico arriba y luces a los costados. Estoy casi seguro que mi corazón no latió durante esos segundos. No podía creer lo que veía. Puse un aumento mayor, observé un rato (tal vez unos 15 segundos, pero me parecieron 2 o 3 horas). Noté que ese OVNI se movía sin ninguna dirección en particular, no seguía la ascensión recta como el resto de las estrellas; se tambaleaba, y de vez en cuando me apuntaba con su pico. Aparté la vista para que se me pase la hipnosis que me daba aquel aparato. "Vamos a pensar un rato"- me dije a mí mismo en voz alta, cuando toda mi familia hacía cola atrás del telescopio para creer lo increíble. En ese momento me acordé que los telescopios invierten la imagen, e imaginé lo que había visto, pero ahora dado vuelta. Parecía tener un poco más de sentido, dije- "¿No será uno de esos globos meteorológicos que lanzan los de la NASA?". Mi viejo me dijo que la semana pasada había visto un documental de NatGeo sobre estos, y tenían el mismo aspecto de lo que veíamos en el cielo. Ahora todo concordaba. No era una cebolla blanca, era un globo lleno de hidrógeno. No tenía un pico que me apuntaba, era la sonda que estaba colgada en la base del globo y se tambaleaba por acción del viento. El mismo viento también hacía que se desplace para una dirección que no fuera la de ascensión recta. Y por último, no tenía luces a los lados, sino que no era más que el reflejo del sol en los pliegues de su lona blanco-plateada. Sinceramente, no pensé que podía llegar a ver uno de estos desde la superficie. Publiqué las fotos en Facebook con su explicación, para poner fin a la gran duda que se extendía esa tarde por mi región. No sé como explicar mi emoción al verlo por primera vez, pero finalmente pudimos encontrarle una explicación creíble a ese marciano que nos amenazaba desde el cielo. Andrés M. Boasso
  10. ¡Muchas gracias a todos!
  11. ¡Muchas gracias a todos! Para Omega, lo que hice fue trazar con un lápiz muy suave los límites, que quedaron una especie de dos círculos concéntricos: el interior sería la parte más brillante y el exterior, la parte más tenue. Posterior a eso, rellené el dibujo con muchísimos puntitos diminutos, que fue la parte más laboriosa del dibujo. Cuando terminé de rellenarlo, lo comparé con lo que veía en el ocular, para observar si se respetaban los diferentes brillos y borré los círculos que habían quedado. Hecho esto, tomé un trocito de algodón y comencé a pasarlo desde el centro hacia los bordes (y me ayudé también un poco con la yema del dedo, jeje). Bueno, espero que les sirva, jajaja. Un abrazo.
  12. Hola gente, hoy les traigo nuevamente dibujos que pude hacer anoche. Se trata de un cúmulo globular, y dos abiertos. Espero que les gusten, como siempre digo, son bienvenidas todas las críticas y sugerencias... Hoy especialmente, les deseo que pasen este fin de año junto con sus afectos, y que tengan un 2017 lleno de felicidad (y ojalá alguna supernova). Saludos, un abrazo.