Jump to content
Astronomia - Espacio Profundo
  • Registrarme
Conéctate para seguir esto  
FranciscoMuñoz

Turismo Espacial

Recommended Posts

FranciscoMuñoz

Por Francisco Muñoz Reinoso.

Este último decenio nos ha sorprendido con un gran número de hitos referentes al acceso de particulares a la aventura espacial, los cuales siempre han estado fuera de los circuitos regulares de la Astronáutica, tal como la conocíamos hasta hace algún tiempo.

En efecto, la astronáutica estuvo siempre organizada por equipos gubernamentales (NASA) o asociaciones internacionales (Agencia Espacial Europea) que reúne a distintos estados y recursos, para ejercer el control, dirección y supervisión de todas las actividades relacionadas con este esfuerzo humano por conocer y alcanzar el espacio sideral.

Sin embargo, poco a poco hemos sido sorprendidos por noticias, venidas de distintas latitudes, que alteraran esta regularidad en el origen del control y propiedad. Así durante el mes de abril de 2007, la empresa Space Adventure, anunció su puesta en venta de pasajes a la Luna, para viajes de turismos los que se realizarían dentro de los próximos 5 años, a un costo aproximado de US$100 millones dólares. Esta empresa corresponde a un consorcio, que en términos generales el aporte técnico provendría de los descendientes de cosacos e hijos de la tundra, y el capital financiero, así como la organización, de los parientes del tío Sam, en resumen, capitales occidentales y tecnología de factura rusa.

Los directivos han vislumbrado que a partir de 2012, debido a la desaparición de los Transbordadores Espaciales, por el término de la vida útil de la mayoría de ellos, unido a la anunciada disminución de aportes que la NASA, año tras año realiza a la Estación Espacial Internacional (EEI), con motivo de la reorientación de sus programas espaciales, se hará necesario entonces planificar un sistema de Alianza Estratégica o Participación en la Propiedad de esa estación con capitales particulares que permita colaborar en la mantención, financiamiento y supervivencia del proyecto EEI. Este análisis ha permitido al Consorcio Space Adventure, proponer como fórmula de colaboración la realización de viajes de turismos a particulares, quienes podrían permanecer en la EEI un lapso de tiempo en calidad de turista.

Un ejemplo de ello ha sido la reciente experiencia protagonizada en septiembre de este año, por Guy Laliberté, esta vez fuera de las tablas de los cientos de teatros que ha ocupado en el mundo, pues este ciudadano de origen canadiense, y copropietario de la compañía Cirque du Soleil, pasó a integrar la decena de hombres comunes y corrientes que visitaron el espacio, en esta ocasión habitando en la Estación Espacial a bordo de la Soyuz TMA-16, lugar desde el cual envió sentidos llamados de alerta sobre el agotamiento del agua de nuestro planeta.

Otros productos, algunos aún en etapa de planificación que se ofrecen, corresponden a los vuelos orbitales, estos comprenden efectuar varias vueltas a nuestro planeta, e incluso a la Luna, observando no sólo a la cara visible del satélite, inspirador de poetas, sino que también a su lado más oscuro, al estilo de la novela de Julio Verne.

Existe otro producto que ya es comercializado por empresas que han logrado reunir la calificación técnica, financiera y experiencia para su ejecución, son los denominado vuelos suborbitales, estos comprenden efectuar vuelos de altura algo superiores a los 100 kilómetros de la tierra, en naves especialmente diseñadas, para luego bajar al estilo de una veloz pluma girando en espiral o describiendo parabólicas hasta amarizar en algún punto previamente determinado. Estos viajes son ofrecidos por las empresas Virgin Galactic (Mojave Aerospace Ventures) y por Space X (Space Exploration Technologies Corporation).

Todas estas ofertas y nuevas formas de turismo han sufrido problemas y accidentes de diversa consideración, como el de julio de 2007, en que murieron 3 personas y un número similar sufrió lesiones graves, producto de una explosión al experimentar un nuevo combustible en base a oxido nitroso. Pese lo anterior, esta forma de turismo es considerada segura, a diferencia del turismo Espacial Aventura, como el que ejecutará el austriaco Félix Baumgartner quien subirá en un globo de helio hasta los 40 kilómetros de altura desde la tierra, para luego saltar en caída libre alcanzando unos 1000 km/h, muy cerca de Mach One, y una vez aproximado a la tierra, intentará frenar y aterrizar sin problemas con tres paracaídas.

Es claro que esta nueva senda que se abre en los bosques de la aventura espacial y del turismo, como forma de negocio, nos obliga a repensar una serie de instituciones jurídicas, como son la prestación de servicios, el contrato de transporte, el contrato de seguros, la responsabilidad civil, la culpa, la autonomía de la voluntad, y otros tantos, los que usualmente hubiésemos aplicado sin mayores inconveniente con los pies bien puestos en la tierra.

Un caso a considerar es la forma de orbitar de las naves, debido a que esta pueden ser geoestacionarias, es decir, siguiendo el movimiento de rotación de la tierra, lo cual las deja siempre más o menos en un mismo lugar, o bien, de orbita continua, cruzando idealmente distintas fronteras nacionales. Las empresas que integran los consorcios, serán siempre de distintos orígenes y sus tareas también diferentes. Ello nos motiva a reflexionar, ¿Quién es el responsable de qué?, ¿Cuál es la norma aplicable, bastará el contrato privado?, ¿tratándose de bienes jurídicos como la vida y la propiedad, no hay acaso intervención legislativa de estados?, y si es así, ¿cuál es la norma aplicable?

Se crea así una evidente alteración de los elementos de análisis que integran los Efectos de la ley en el Tiempo y en Espacio, pudiendo incluso verse afectadas tales instituciones en su propia naturaleza. Es cierto que hemos suscrito tratados que se refieren a estas materias, pero aún carecemos de la experiencia para resolver sin cuestionamientos estos nuevos conflictos que se nos aproximan.

El desafió, al igual que alcanzar el infinito y más allá, está planteado.

Santiago, Diciembre 25 de 2010.-

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Registra una cuenta o conéctate para comentar

Debes ser un miembro de la comunidad para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrate en nuestra comunidad. ¡Es fácil!

Registrar una cuenta nueva

Iniciar Sesión

¿Ya tienes cuenta? Conéctate aquí.

Iniciar Sesión
Conéctate para seguir esto  

×

Important Information

Términos y condiciones de uso de Espacio Profundo